En realidad, los evangelios que relatan el nacimiento de Jesús nunca mencionan la palabra “establo”. Se sabe que Belén era una ciudad muy pequeña, de no más de Read More