Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Superacion personal: Sin excúsas…

Ellos si que son un verdadero ejemplo. Hagamos todo lo posible por ayudarles. Ellos ya se ayudan  a si mismos con esa actitud luchadora. Por otra parte trabajando por ellos nos ayudamos a nosotros mismos.

Siempre hay una oportunidad para tender nuestra mano. No nos detengamos entoces. Parafraseando al apóstol Pablo: «No nos cansemos de hacer el bien que a su tiempo cosecharemos si no desmayamos.» Una sonrisa de nuestro prójimo merece cualquier esfuerzo. ¡Adelante tu puedes! J.R.R

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *